• Jue. Ago 18th, 2022

Por: Rafael Salas Vázquez

La autoconstrucción se muestra como una manera de resolver el rezago de vivienda. Si aunado a lo anterior está el factor reciclaje, tendríamos una opción integral que mitiga ambos problemas, pues en lugar de verter toneladas de residuos sólidos en los rellenos sanitarios, podríamos utilizarlos para construir casas como la de Tlaxcala. Derivado de la crisis económica, es cada vez más complicado que alguien acceda a un crédito de vivienda, pues el costo de una casa de interés social oscila entre los 276,000.00 y los $536,00.00 .

Además este modelo puede ser adoptado por instituciones públicas, pues se podrían edificar escuelas, centros médicos o de recreación ya que no debemos perder de vista que es una técnica que reduce considerablemente el costo de construcción, pues al fomentar la participación de la comunidad y las familias beneficiadas, la mano de obra es reemplazada. Los materiales son asequibles y no representa mayor problema el capacitar a más personas que supervisen la obra. El costo de una casa ecológica como la que presentamos (dimensiones de 8X8m) oscila entre los $70,000.00.

La construcción de viviendas con botellas, es una iniciativa con un objetivo fundamental: incrementar la calidad de vida de quien la habite fomentando el uso racional y sustentable de los recursos disponibles en su entorno. Desde luego que hay beneficios paralelos, pues al ser una construcción ecológica basada en el reciclaje de botellas de PET y de vidrio, se busca concientizar a la población, familia o comunidad beneficiada de la relevancia del cuidado ambiental, por lo que, además de ser transformada su vida de una manera positiva, se busca generar un plan integral que conjugue el seguimiento desde la óptica del Trabajo Social, para que además, sea productiva y autónomo el desarrollo de quienes habiten dichas casas. Es decir, al ser construcciones poco comunes, se puede fomentar que en ellas se desarrollen pequeños comercios mediante los cuales, las familias puedan hacerse de un recurso extra, y así, la casa ecológica termina siendo, además de un hogar, un pequeño centro turístico que genera una derrama económica no prevista, pero que bien puede ser reinvertida en el seno familiar.

Rafael Salas

Director General de Dividendee. Experto en Sustentabilidad, Finanzas y Blockchain. Considerado Promesa de México por la Revista CNN Expansión y Agente de Cambio de Ashoka. Integrante del Club Líderes del Futuro de la Revista Líderes Mexicanos quien también lo nombró uno de los 300 más influyentes de México.

Un comentario en «Casas ecológicas hechas con botellas (Parte 3)»
  1. Great work! This is the type of information that should be shared around the web. Shame on the search engines for not positioning this post higher! Come on over and visit my web site . Thanks =)

Los comentarios están cerrados.